Restaurante pintoresco con sillas

Marketing promocional, ¿sabes cómo sacarle el máximo provecho?

«La estrategia, el sentido de la oportunidad y del momento exacto, son las altas cumbres del marketing. Todo lo demás son apenas colinas
- Al Ries

El marketing promocional se concreta, según el Ministerio de Educación, en el conjunto de acciones tendentes a conseguir un impulso extra de un producto determinado, con el fin de repercutir efectivamente en el nivel de ventas del mismo. Mediante esta táctica los consumidores no solo perciben la oferta del producto, sino que lo aprecian desde la óptica de un «plus promocional».

Ya sea aplicando técnicas de inbound marketing, destinadas específicamente a la atracción de clientes, o de outbound marketing, más centradas en medios tradicionales que requieren mayor presupuesto; parece indiscutible que la pervivencia de cualquier negocio depende de ellas. Lo fundamental será discernir qué opción se amolda mejor a las necesidades y el presupuesto de cada caso y actuar en consecuencia.

Así pues, toda empresa despliega sus propias estrategias para captar nuevos clientes y fidelizar a los antiguos. No conviene, sin embargo, aturdir a los clientes con un exceso de propaganda, porque probablemente se sentirán agobiados y no serán capaces de elegir. Las promociones de un restaurante deben ser capaces de aunar al mismo tiempo métodos de persuasión y contenidos innovadores. Dicen que lo más importante es experimentar con los cambios y evaluar los resultados obtenidos.

Por tanto, en este ámbito concurren dos aspectos, ya que, a los posibles canales de difusión de las promociones (internet, televisión, radio, prensa, revistas, etc), hay que añadir la decisión de cuál será el objeto de las mismas (descuentos, cupones, sorteos, regalos, etc). Es bueno hacer hincapié en los precios, que no por ser más bajos van a incrementar el atractivo del local, pues lo que cuesta un poquito más, también se valora más. Por otra parte, un factor determinante en publicidad es la inteligente manipulación de las emociones, pues las sensaciones que un restaurante sea capaz de despertar en sus clientes contribuirán a labrar una imagen muy concreta de él en el mercado.

Asimismo, estas ofertas han de llegar tanto a potenciales clientes como a los más antiguos, ya que es preciso premiar y afianzar la fidelidad de estos últimos y no solo concentrarse en conquistar a los nuevos. También en ese sentido, a fin de que la atención que se brinda a los consumidores sea la mejor, el personal del local debe conocer plenamente el alcance de dichas promociones. Ninguna estrategia de marketing funcionará si alguna de las partes está desinformada.

Ya hemos hablado del papel trascendental que desempeñan internet y las nuevas tecnologías. La publicación en las redes sociales y en la propia web del restaurante, son poderosos medios para dar a conocer novedades y eventos. De igual modo, puede recurrirse al envío de correos electrónicos, siempre y cuando se tengan los datos y el consentimiento de los consumidores, ya que, de lo contrario, el efecto será negativo y estos mensajes indiscriminados acabarán en la bandeja de spam.

No obstante, ni facebook ni twitter son herramientas suficientes. Precisamente, como ya hemos comentado en otros postssi se trata de innovar y sorprender a los clientes, debe arriesgarse en la adopción de nuevos mecanismos que diferencien al restaurante de la mayoría, o, al menos, le den un toque más creativo e ingenioso.A este respecto, Entrecartas ofrece interesantes alternativas de marketing.

En concreto, los hosteleros pueden añadir sus ofertas a la carta digital, que se visualizará en una tablet, así como subirlas a su página web y a la aplicación móvil. Además, por medio de esta app, tendrán la posibilidad de enviar notificaciones a todos aquellos clientes que, alguna vez, hayan estado en el local y se la hayan descargado.

Por tanto, a través de estos tres cauces, los restaurantes serán capaces de poner en marcha nuevas estrategias que, a diferencia de otros sistemas más costosos, suponen una inversión mínima y contribuyen a mantener fácilmente actualizadas todas sus promociones.


Cámara de fotos

Diez claves que mejorarán tus fotografías gastronómicas

«Fotografiar es colocar la cabeza, el ojo y el corazón en un mismo eje.»
- Henri Cartier-Bresson

La fotografía es una forma de expresión, que, desde su invento y a lo largo de la historia, se ha convertido en un fenómeno de masas. Una buena imagen, capturada en el momento preciso, puede provocar diversas emociones en el espectador, y no es de extrañar que este oficio se haya elevado a la categoría de arte.

Como medio publicitario, su valor es incalculable. Y en lo que tiene de influencia en los consumidores, en su poder de atracción, se comprende su uso generalizado.

En ocasiones, en el campo de la restauración, se sacan fotografías mediocres, ya que se puede incurrir en el error de restar importancia al efecto que producen en los comensales. Otras veces, sin embargo, no puede asumirse el coste de pagar a un fotógrafo profesional, y también es posible que algunos restaurantes no sepan aprovechar los medios que tienen al alcance para suplir la labor de un experto.

Bastará con disponer de una cámara de calidad media-alta, ya sea compacta, réflex o parte de un smartphone, y tener en cuenta algunos trucos para obtener buenos resultados sin necesidad de contratar los servicios de un fotógrafo.

A continuación enumeramos diez consejos que serán muy útiles a la hora de tomar fotografías del establecimiento y del menú:

1. Resulta recomendable recurrir a vajillas blancas u oscuras, incluso a soportes de madera, dependiendo de los casos, ya que, gracias al contraste que producen con el colorido de la comida, esta destacará notablemente sobre el fondo empleado.

2. Una guarnición bien colocada, servirá como decoración del plato y ayudará a resaltar el atractivo de dicha combinación. Eso sí, tampoco debe caerse en el exceso y ha de impedirse que la mezcla se convierta en un desorden barroco de productos.

3. La iluminación natural evitará la distorsión de los alimentos y propiciará la creación de un ambiente agradable que se verá reflejado en la imagen. Es, por tanto, preferible situarse cerca de una ventana para tomar la instantánea. Asimismo, los colores suaves y cálidos le darán un toque indiscutiblemente acogedor al restaurante.

4. Conviene fijarse en la perspectiva y profundidad que tendrá la fotografía, así que, al tomarla, deberá enfocarse desde arriba. Además, habrá de mantenerse la fidelidad a las texturas y colores originales de la comida, ya que los tonos ambarinos o verdosos podrían inducir a pensar que se ha cocinado en mal estado. Para ello, lo más conveniente es prestar atención al balance cromático de la cámara.

5. Las reseñas de los platos, comentando los ingredientes y la preparación de los mismos, constituirán un excelente complemento a las fotografías.

6. Igualmente, debe plasmarse el espíritu del negocio, y para ello, han de cuidarse los detalles de la luz, los manteles, la cubertería y el orden en la distribución de las mesas. Tanto si se trata de un restaurante elegante, romántico o familiar, las notas que le hagan especial, así como unas bonitas vistas o los rincones más llamativos del establecimiento, ayudarán a captar la atención de los clientes.

7. Imprescindible a fin de generar una impresión favorable en los comensales será la pulcritud del local, que les invitará a imaginar una cocina limpia donde la manipulación de los alimentos se hace de forma higiénica y cuidadosa.

8. Una imagen del equipo, con el chef y los camareros, reconocerá su valía como profesionales y descubrirá a los seres humanos que se encuentran detrás de la preparación del menú.

9. La resolución de las fotografías definirá su calidad final. Es importante procurar que sea la mejor. En este sentido, bastará elegir los ajustes adecuados (una ISO baja garantiza la disminución del ruido de la imagen). Asimismo, pueden hacerse retoques posteriores (brillo, tamaño, encuadre, etc), siempre que se sepa hacerlos y no empeoren el resultado. A continuación citamos algunos programas de edición:

*Programas online: Splashup, Snipshot, Phixr, Picnik, Fix Picture, Picnik, etc.
*Programas de descarga: Photoshop, Gimp, Picture manager, etc.

10. Buscar inspiración en las composiciones y fotografías que aparecen en revistas o blogs especializados, a fin de optimizar las imágenes, es un recurso que emplean muchos profesionales.

Según el viejo proverbio chino, una imagen vale más que mil palabras. Y no hay mejor forma de despertar la curiosidad en los consumidores que a través de una fotografía que muestre las delicias gastronómicas del restaurante, pues los estímulos visuales funcionan como resortes de nuestros deseos. 

En Entrecartas facilitamos varios servicios que subrayan las virtudes de un restaurante y consiguen atraer más clientes. Las fotografías pueden convertirse en una publicidad inmediata en las redes sociales y además sirven para ilustrar las cartas digitales, actuales sustitutas de los obsoletos menús en papel. Y, cuando se persigue la excelencia, la renovación y la mejora constante son imprescindibles.